¿Sabías que…?

El Casino de Mendoza es la sala de juego más antigua del oeste argentino. Y es  que en el año 1924, fue inaugurado como parte de un emprendimiento por aquel entonces, que causó impacto en la sociedad mendocina.

Así, el 4 de octubre de 1923 fue sancionada por ambas Cámaras legislativas la ley N º 832, la cual habilitaba al Poder Ejecutivo Provincial a llamar a licitación para la explotación del hotel y casino, ambicioso proyecto que apuntaba por un lado, ofrecer a los turistas que llegaban a Mendoza, un lugar de confort tanto en el hospedaje como en el entretenimiento y, por el  otro, llegar a los sectores de mayores ingresos económicos de la provincia.

Fachada del Plaza Hotel Mendoza

Fue precisamente un 15 de marzo de 1924 cuando cientos de personas de los más exclusivos y aristocráticos círculos mendocinos se dieron cita en un evento  esperado por muchos como fue  la inauguración del edificio del Casino Social”, emprendimiento que junto  al Hotel Plaza y al Teatro Independencia, formaban parte de un mismo proyecto el cual  tenía como objetivo poner a la ciudad de Mendoza a la altura del crecimiento económico, social, cultural y turístico que estaba produciéndose a principios de la década del ‘20.

Recorte Diario Los Andes 7 de marzo de 1924.

Jardines del Hotel Plaza en dónde se emplazaba el nuevo 'Casino Social'.

De esta manera, en pleno corazón de la ciudad entre las calles Sarmiento, Chile, Espejo y 25 de Mayo – frente a la Plaza Independencia-, se levantó el edificio cuya estructura respondía a un estilo netamente francés consecuente a las nuevas ideas respecto al diseño urbano y a las formas arquitectónicas que se erigían por entonces en el país con el fin de superar la herencia española:  mármoles blancos y pisos de mosaico granítico lustrados a plomo, zócalos de raulí, paredes enlucidas en teso y empapeladas  eran cubiertas por bellas e impactantes pinturas y esculturas que enmarcaban la majestuosidad de las salas de juego.

Sala de juego del Casino de Mendoza.

Al respecto, el ingeniero Perrone, a cargo de la construcción de la obra, afirmaba que “las líneas del casino son del más puro estilo Luis XVI  y el hermoso pabellón construido es fiel reproducción del Petit Trianon del Palacio de Versalles (Francia)”.