Adrián Trípoli: «Hacer corpóreos los sentimientos de un instante»

Y es que de eso se trata el arte fotográfico y Adrián lo logró recibiendo el primer premio en un concurso organizado por la Municipalidad de Godoy Cruz.

Hoy tuvimos la posibilidad de hablar con Adrián Trípoli, un compañero que se desarrolla hace ya un par de años en el Departamento de tecnología del IPJyC, pero más allá de sus tareas cotidianas lo que a Adrián lo apasiona es captar instantes que se expresen en una imagen.

La fotografía es su hobby y últimamente le ha otorgado grandes satisfacciones ya que hace un par de semanas participó de un concurso organizado por la Municipalidad de Godoy Cruz, en donde el objetivo era captar una imagen de la antigua Bodega Arizu, sin dudas uno de los lugares más emblemáticos de Mendoza por su historia y su transcendencia a nivel cultural en una provincia donde el vino la posiciona como emblema nacional.

«La mirada de Arizu» quedó expuesta junto con otros trabajos artísticos en el «Centro Patrimonial y Artístico Cristoforo Colombo» durante 30 días.

-¿Cómo empezaste en esto de la fotografía?

A.T- La cámara fotográfica me ha gustado desde siempre, todos sus botones y tecnología siempre me atrajo, pero nunca había estudiado fotografía. Hace un par de años atrás, hice un curso con un profesor acá en Mendoza, y con él me inicié en la fotografía.

Cuando ya me introduje y aprendí a manejar la cámara y a sacar fotos de manual, es decir, a no utilizar los automatismos que tiene la cámara sino a uno, controlar lo que realmente sacaba, me apasionó. Cuando empecé a ver los resultados que obteníamos me pareció hasta mágico el hecho de plasmar un momento y en función a tu estado de ánimo, obtener el resultado que veías.

Esto me hizo estudiar un poco más y empecé a  ver a algunos fotógrafos mendocinos y de otros lugares. Fotógrafos españoles que son muy buenos, hay uno que hace fotografías de paisajes que se llama José Benito Ruiz, también lo seguí, empecé a comprar libros y bueno; me fui metiendo cada vez más en el tema y la verdad es que es algo que me apasiona y tiene esa magia única.

-¿Cómo fue participar del concurso?

A.T-Un amigo me comenta que la Municipalidad de Godoy Cruz iba a organizar un concurso fotográfico en la ex Bodega Arizu; y yo muchas veces que pasaba por la calle Belgrano veía los ventanales, siempre pasaba y los miraba y decía que lindo lugar para sacar fotos. La cosa es que me avisa un amigo, y dije genial porque hace mucho tiempo que pensaba a quién pedirle permiso para entrar y poder sacar fotografías del lugar.

-O sea que ya la tenías en vista…

A.T- La tenía en mente hace un montón, siempre pasaba por ahí después del trabajo y pensaba a quien pedirle permiso, me avisa este amigo y bueno me puse averiguar y me presenté.

-¿Cuánta gente se presentó?

A.T- Se presentó un montón de gente, así es que dieron la posibilidad de sacar fotos en dos turnos y luego de presentar una única fotografía representativa de lo que era la bodega.

Así es que estuvimos sacando fotos, la gente de la organización había armado un grupo de Whatsapp con todos los fotógrafos que estaban, que eran aproximadamente 75 entre profesionales y aficionados. Había profesores míos, fue algo muy lindo, de hecho la bodega siempre me atrajo por ser un lugar que tiene mucha historia en Mendoza.

-¿Cómo fue el proceso de selección de tu foto y qué intentaste captar con ella?

A.T- Saqué varias fotos y elegí una de una escalera que entiendo, por lo que había averiguado, eran las escaleras que llevaban al sector administrativo de la bodega.

La escalera tenía varias cosas que me llamaban la atención, tenía en la parte baja unos azulejos españoles parecidos a los que están en la Plaza España, que representaban bien la época. El trabajo de su baranda, también se notaba algo muy típico de la época;  me había llamado la atención.

Y a esa foto yo la llamé “La mirada de Arizu” porque en el momento que yo voy a hacer lo que se llama revelado digital, me apareció una manchita como una carita, entonces la terminé llamando así por esa mancha que había salido como un fantasmita.

-¿Has participado en otros concursos?

A.T- No, fue el primero. Después a raíz de este concurso en el mismo grupo empezaron salir otros proyectos. Un proyecto que se llamó “Rostro al Nombre“y participé en ese también y bueno ahí vamos… (risas)

-¿Cómo te sentiste después de haber ganado?

A.T- Muy orgulloso, porque recibí muchas felicitaciones de mucha gente. Hubo un tema que me llamo la atención, en faceboo,  una mujer que no me conocía me puso un mensaje diciendo: “…vos no me conoces, pero yo conozco muchísimo el lugar y la verdad que tu foto y esa escalera me hizo recordar muy buenos momentos, te felicito por la fotografía…”, entonces toqué muchos recuerdos y eso me gustó muchísimo.

También por Instagram mucha gente me felicitó. Una cosa que también fue muy linda y no me lo esperaba es que la bodega dejó expuestas las fotos 3 semanas más en el centro de exposiciones que tiene Godoy Cruz, ahí estuvieron el día de la inauguración otra gente que iba a exponer sus trabajos, estaba el hijo de un saxofonista muy conocido en Mendoza, entonces también eso fue una cosa muy bonita el hecho de encontrarte y poder estar en esa movida.

Y así pasó el tiempo en donde Adrián nos contaba con orgullo su logro, acompañado de muchas anécdotas y sentimientos muy bonitos de hacer lo que uno ama y recibir un reconocimiento por ello. ¡Felicitaciones Adrián!

Por: Malvina Augusto.

 

Redes Sociales:

Instagram

@adrian.tripoli

Facebook

Adrián Trípoli